CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

viernes, septiembre 18, 2009

Perlas saladas que purifican



“Debe haber algo extrañamente sagrado en la sal: está en nuestras lágrimas y en el mar”
Khalil Gibran


Llorar por razones de salud, está haciendo un nuevo nicho en estos tiempos.
Tiempos en que pareciera que eliminar los procesos que la naturaleza nos otorgó, se nos hace muy difícil es ocasiones e incluso diciéndonos a nosotros mismos: “no debo llorar, no voy a llorar”.
Sin embargo estos procesos son altamente necesarios para lograr el equilibrio de nuestro cuerpo en general y para nuestro interior.

Y cuando tratamos de tirarlos al canasto de la basura ,estamos perjudicando enormemente nuestra salud, propensos a desarrollar muchas más enfermedades.

Cuando nacemos, salimos del vientre materno con un llanto, para despertarnos al mundo, por lo tanto estas lágrimas son tan indispensables en esos momentos como en pròximos.

Debemos de usarlas, no guardarlas ni esconderlas para que nadie vea nuestra fragilidad como humanos o bien para que nadie se de cuenta de que algo nos está pasando.
En realidad, no hay necesidad de actuar así, si, de liberarnos.

De manera habitual, las lágrimas las asociamos, con dolor, tristeza o con cualquier sentimiento que tenga estas raíces, y otras de alegría, pero no nos hemos percatado que tienen una función muy importante, que es la de ayudarnos a expresar y a eliminar la rabia.

Esta, para muchos según las diferentes formas de ser y de expresarnos es un sentimiento altamente prohibido, pues lo asociamos a la ira o a la agresión y no consideramos que no solamente tienen esa raíz, sino que también se produce por una cantidad de pequeñas frustraciones que vamos acumulando a diario, a semanas, a meses y más la refuerza el tipo de vida acelerada que vivimos hoy.

Es natural que durante el día, en algún instante, hayan cosas que no nos resulten, metas que no logramos, una llamada de atención de nuestro jefe, sueños que se nos derrumban, amores y amigos que nos abandonan sin lograr comprendernos, sin lograr acompañarnos en momentos difíciles y un sin fin de situaciones màs.

De la misma forma a diario estamos irritándonos quizàs en menor grado, por contratiempos, por el bus que no pasa, por el tiempo que no nos alcanza, responsabilidades y compromisos que no llegamos a concretar.
Por personas desagradables y antipáticas que no son capaces de disculpar nada, etc.

Cuando sentimos que vivimos en un equilibrio entre la alegría, el descanso y la frustración por lo que se hacen relativamente parejas, todo se mantiene en calma.
Pero, cuando este equilibrio se desmorona, aparece nuevamente la rabia, que no la definiremos como ira, sino como una forma de rabia no de grandes rangos, sino como un resentimiento, que si trae consigo, pensamientos negativos de que las cosas no están funcionando, que salen mal tan seguidamente.
Rebeldía en contra la mala suerte o injusticia.

Todo esto en conjunto nos lleva a una real y legítima autocompasión por lo difícil que se nos torna la vida a veces y justamente aquí como consecuencia ante toda esta maraña de cosas, asoman las lágrimas.

Y si nuestro cuerpo explota por nuestros ojos, quizás sea porque su puerta quedó un poco abierta ante tanto “control”.



Entonces, ¿qué deberíamos hacer ante una situación así?

¿Hacernos los duros, los fuertes, secar nuestras lágrimas y seguir como si nada?
Pues definitivamente , no!

Lo que debemos hacer para que nuestra salud mantenga su equilibrio, es justamente llorar, si!, detenernos y llorar todo lo que necesitemos, aunque no nos queden màs làgrimas.

Según la medicina china, la rabia se aloja en el hígado y los ojos son la manifestación de ese órgano. Entonces las lágrimas y la rabia no se han asociado como un mandato, sino para ayudarnos a limpiar el hígado, según esta cultura milenaria.

Es extraordinariamente provechoso aprender todo esto, pues nos saca muchos prejuicios venidos desde antaño, en los que se decía que llorar hacía mal y más aún, que era una acciòn expresamente femenina, que tenía directa relación con la mujer, pues el “hombre bien hombre”, no debía llorar.
Y esto ha perdurado hasta hoy.

¡¡Qué estupidez más grande!! ¡¡Qué pensamiento más machista!!
Ambos, hombres como mujeres, sentimos las mismas cosas, quizás los hombres sean un poco menos demostrativos en algunos aspectos y en algunos casos, pero tienen el libre derecho a llorar también por el tiempo que sea...a desahogarse y a “limpiarse”.

Como terapia a realizar en nuestra intimidad o en donde sea, nada mejor que un buen llanto.

A veces, no tenemos una explicación a conciencia de por qué necesitamos llorar, sólo sentimos la necesidad de hacerlo, porque nuestro organismo lo está pidiendo.

¿Cuántas veces en nuestra vida, hemos sentido esta necesidad de llorar mucho, aparentemente sin una razón?

Y si nos preguntan, ¿qué nos pasa?, contestamos: - “no sé, sólo necesito llorar”.
Creo que a todos nos ha pasado en más de una vez.

Nuestros ojos, siempre nos avisarán de que algo dentro de nosotros no anda bien y necesitamos eliminarlo.
Si no fuera así ¿qué pasaría?

¡No quiero ni imaginarlo!

Muchas personas dan disculpas al llorar delante de otros, situación que a manera muy personal, no encuentro necesaria.
Pues, si deseo llorar y llorar a mares, lo voy a hacer aunque muchos me miren.¿Què màs da?

No es un pecado, no es un robo, por lo que no tengo que tener vergüenza, sólo dejarme ser porque lo necesito y no molesto a nadie con ello.

Y me hago otra pregunta: ¿Algún día cambiaremos esta tendencia a disculparnos, si las perlas que estamos derramando nos ayudarán a limpiarnos, a eliminar "toxinas" y seguir hacia delante?

Una gran pregunta...


Agualuna

Frase: Proverbia.net / Desarrollo: Agualuna / Imagen: Web



24 comentarios:

Amanda dijo...

llorar sienta bien aunque a veces nos cueste hacerlo, yo no soy llorona y guardo dentro todo mi malestar, buen post, un beso.

Adolfo Payés dijo...

Hermoso.. que bello leerte.. me pierdo en tus escritos..



Que tengas un buen fin de semana.

Un abrazo con mis Saludos fraternos de siempre..

reflexiones dijo...

Su blog es excelente, tiene un diseño muy bonito.

Saludos :-)

Belkis dijo...

Las lágrimas, vienen del corazón. Recorren el camino hasta las ventanitas del rostro por donde salen de formas diferentes. A veces salen con rabia, otras con alegría, otras se mezclan con el dolor. Siempre van unidas a los sentimientos, sean cuales sean. Van haciendo camino hasta llegar a la tierra. Ella las absorbe y se las lleva muy lentamente desde sus profundidades hasta el mar. Lo hace porque las lágrimas son saladas como el y necesitan compañía. Las lágrimas lo llenan de esos sentimientos que transportan. Allí se difuminan con el resto del agua salada. Agua que beben los peces que viven entre corales. Peces que saben serán plato de nuestra mesa, porque es ley de vida. Una vez nos comemos esos peces, las lágrimas vuelven a nosotros a esperar otro de esos momentos en los que hacer el largo recorrido. Y Algunas de esas lágrimas, al llegar al mar se quedan tan impresionadas por su magnitud que se esconden asustadas en grandes conchas y ahí se hacen unas bolitas preciosas que luego llamamos perlas y a las mujeres nos encantan. No sabemos que en realidad lo que nos adorna son nuestras propias lágrimas caminantes.

Un abrazo

CAVA dijo...

POR ESO PROCURO LLORAR CUANDO ASI LO CREO CONVENIENTE...

COMO ESTAS...?
TE DEJO UN GRAN BESO.

Flor dijo...

Hola mi querida, como estás?
Gracias por tu comentario y de verdad por lo menos "las"piscianas estamos siempre con las lágrimas por atrás de las orejas como se dice por acá.
Pero és bueno llorar, uno queda con el alma más tranquila, no resolve nada, pero parece que nos dá más fuerza para enfrentar la vida, verdad?
Yo siempre lloro de tristeza, no sé lo que és llorar de alegria.

Que tengas un buen fin de semana.
Ay si yo pudiera en mi mar encontrar una caracola, levarla ao oído para oír el mar de tu país...

Besotes de los grandes!!
Flor (roja)

sav dijo...

Lindo blog.

Saludos

lola dijo...

Cierto, hay que llorar cuando estamos llenos de sal gorda. Después de liberarnos de esa carga, uno se siente mucho más ligero. Será que la sal el exterior de nuestros cuerpos nos vuelve más flotantes y facilita el sendero. Ver las cosas desde otra óptica, después que la sal limpiara nuestros ojos.
Besos, un abrazo fuerte

LC dijo...

Mi niña haz escrito una gran verdad.
Me recordé lo que mi mamá me dice "llore, llore lo que quiera, después se sentirá mucho mejor"
Gracias mi amiga querida por escribir así de bello

que tengas un fin de semana en paz y feliz
Bsitos con cariño para ti.

**************
Pasando a otro tema,
Te quiero pedir algo, quiero que me regales un poema tuyo para poder transcribirlo en "Imaginación"

avisame por correo ;)

Graciela L Arguello dijo...

Vengo a darte un motivo para llorar de emoción y alegría, Agualuna, Tiago ya ha sido oficialmente adoptado, y nuestras lágrimas son en este caso tan liberadoras, precisamente porque antes lloramos con tanto dolor por él, cuando supimos de cada una de las maldades que tuvo que soportar.
Gracias por tu enorme corazón siempre tan dispuesto a ayudar. Un beso con perlas de emoción Graciela

WILHEMINA QUEEN dijo...

Yo lloro, en cualquier lado, ya no me importa, si me vienen las ganas de llorar, pues simplemente LLORO; antes me preocupaba que la gente me mirara o me preguntara que me pasaba o me miraran como a una loca, ahora ya no, si las lágrimas quieren salir pues salen, ya no intento retenerlas u ocultarlas porque eso me hace mal.


besototes mi niña!

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

esas lágriamas que purifican el alma...

janys dijo...

Hermanita del agua, Susi; nuevamente por acá; yo quiero llorar mucho, no, no pasa nada grave pero a veces las presiones de la vida y la soledad misma me anegan el alma; estoy bien en general pero a veces hace falta desahogarse un poco; espero verte por acá pronto para platicar. Y a ti, cómo te va? deseo que bien; un abrazo y un beso; hasta luego.

Aguabella dijo...

Hola Susana preciosa,
Tengo que reconocer que soy muy llorona, me emociono facilmente tanto con las alegrias como en momentos de tristeza, por lo que jamás lloro es por un enfado, pero las emociones me pueden.

Muy bonito post.

PD:Gracias por ese regalo que me enviaste ya lo puse en mi blog.

Un beso muy grande

La Gata Coqueta dijo...

Ahora ya no se que te voy a dcoir para no repetirme...Y tú sabes que es cierto.

Pasate por Mis caricias del alma y allí te he dejado mis sentires...

Y luego vete hasta el fondo o comienzo del blog, según como se entienda y así los reuerdos como tal no existen están presentes.

Te quiero un montón y voy a decir como tú a veces.

Un besito de miel para ti.

MUACKKKKKKKKKKK
MUACKKKKKKKKKKKKKKKK

PD.Desde que lo has enviado tengo de fondo minimizado tu blog porque esta música es super super relajante y cuento seguir lo que me quede hasta la noche con ella puesta haciendome compañía.

Shanty dijo...

Me alegra que tocaras el tema, pues creo que como informativo contaré que hace muchísimos años tuve una severa depresión. No podía llorar, la garganta la sentía cerrada, oprimida, y un día en que una frase bíblica me tocó, lloré como por una hora, y fue el primer momento en que sentí que la carga emocional se diluía. Así que ¡¡¡a llorar!!! Es una verdaderaa terapia!!!

Muchos cariños Agualuna.

Shanty dijo...

Mi querida amiga:

Me preguntas si leí que me dejabas un regalito. Lo he buscado y no he encontrado nada entre mis comentarios. Dime dónde y paso por él, no sin antes agradecerte tu detalle.

Ya sabes que de mi blog puedes tomar lo que quieras. ¡Son tuyos!

Abrazos.

María dijo...

Es bueno y positivo llorar, yo soy muy sensible, y lloro por cualquier cosa, no podría retener mis lágrimas, se me escapan solas, a veces, por verguenza a los demás, me gustaría retenerlas, pero es imposible, sería como un milagro, y los milagros no existen.

Muchas gracias por seguir estando, y por el regalo de tu amistad, es el regalo más importante, aunque te agradezco todos los regalos que siempre nos estás haciendo.

Un abrazo enorme.

Mar y ella dijo...

Tb soy una llorona,las lagriams se manadan solas ,increiblemente mis lagrimas muchas veces sond e alegrías,de emociones no siempre compartidas ,pero emocionas que brotan que me mariposean la vida,que eelvan quizás mi alma....emoción por ejemplo el recibir un flor al inicio de esta primavera de una persona sencilla ,sensible...Tú..
Gracias de cora´zón.
Mariella

ALEX dijo...

Hola Susana..he descubierto tu blog a travé de Alma...y me ha encantado, asi como la descripción de tu persona. Te felicito y te sigo en este paseo por los sentimiento a los que tu nos haces llegar. Un saludo desde el sur de España, que aunque estemos alejados el mundo cada vez parece mas pequeño gracias a la tecnología Un salud.

Poetiza dijo...

Lloro siempre, soy llorona por todo. Lagrimas de sal siempre me digo. Lindo leerte amiga, te dejo un beso, cuidate.

Ana dijo...

Que buen post,tienes toda la razón.Feliz fin de semana
UN BESO

PANCONSUSURROS dijo...

BELLISÍMO Y ESPECTACULAR, COMO TU ALMA MISMA.

QUERIDA AMIGA, EL DOLOR QUE ME ACOMPAÑA AÚN NO PUEDO LIBERARLO, A VECES ME AHOHO EN EXTARÑEZA PROFUNDA, Y SE QUE ME ACOMPAÑA DESDE OTRO LUGAR, AHORA SU SITIAL!

SE QUE HE CUMPLIDO CON EL DEBER DE HIJA, LO MIME, LE CUIDE, LE PRODIGUE LAS ATENCIONES MAS RELEVANTES ANTE UNA PERSONA QUE ESTA EN LAS CONDICIONES QUE SU ENFERMEDAD LE PRODIGO.

PARTIÓ Y ESTA CON DIOS,
ELLO ME RECONFORTA.

TODO LO DICHO ES DEBIDO A TUS MAILS PLENOS DE DULZURA QUE ME HAS ENVIADO, Y AÚNNO TERMINE DE VER.

CON RESPECTO AL QUE ENVIASTES UN REGALO TODAVÍA NO LO ABRÍ, DADO LA CANTIDAD DE CORREO ATRASADO QUE TENGO, REALMENTE LIMPIO TODO EL CORREO QUE NO ES DE INTERES, Y LUEGO CLASIFICO.

PRÓXIMAMENTE LO HARÉ.

TE AGRADEZCO INFINITAMENTE TODO ,PERO TODO LO BRINDADO!

MIL GRACIAS PRECIOSA NIÑA DEL OTRO LADO DE LA CORDILLERA.

QUE TODOS LOS CIELOS TE PRODIGUEN LAS BENDICIONES NECESARIAS PARA PAZ Y FELICIDAD D E TU SER.

UN CARIÑO ENORME,
UNA ROSA ROSA,
MI SONRISA
Y MI PAZ.

HACE EXTENSIVO MI SALUDO A TU HERMANO.

MARYCARMEN
WWW.WALKTOHORIZON.BLOGPSOT.COM

Maria Jesús dijo...

Mi vida, es tan enriquecedor leer cada uno de tus hermosos pensamientos... son producto de tu belleza interna, de tu inteligencia y de esa sabiduría que me conmueve...