CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

jueves, abril 24, 2008



Un desgaste espiritual y físico: El sufrimiento
¿Cómo ayudar a sanarlo?


“Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento"
(Víctor Frankl ;Psiquiatra y psicoterapeuta austriaco)

El sufrimiento es la emoción motivada por cualquier condición que someta a nuestro sistema nervioso al desgaste. El sufrimiento, como cualquier otra sensación, puede ser consciente o inconsciente. Cuando se manifiesta de forma consciente lo hace en forma de dolor y/o infelicidad, cuando es inconsciente se traduce en agotamiento y/o cansancio.


Muchas veces nos hemos sumergido en este pantano tan profundo sin poder salir, incluso en meses a la superficie, porque no nos dan las fuerzas o simplemente porque lo que pasó nos tocó tan hondo ,que la inercia de quedarnos en esos recuerdos y en ese sufrir, nos da en cierta manera “tranquilidad”.

Sin embargo hay que tener en cuenta ,que muchas veces por las distintas personalidades que poseemos , no somos capaces de salir por nuestros propios medios, incluso llegando a caer en fuertes depresiones que agudizan más el problema, por lo que ya tendremos que recurrir a medios más elaborados para lograrlo.

Bien de manera opuesta a lo que pensaríamos lógicamente, nadie tiene una receta para hacernos volver o que con sus consejos nos consuele a tal punto de olvidar todo rápidamente o incluso que nos de un manual para dejar de sentirnos así, no, sólo va a depender a conciencia de tres puntos fundamentales, que espero sirvan para todos los que en algún momento pasaron por este sentir y por los que calladamente lo están pasando.
Estos puntos son:

1-Tener la capacidad de darnos cuenta de que estamos sufriendo, o bien mirarnos en el espejo viéndonos detenidamente y lo que estamos sintiendo.

2-Optar por parar de sufrir, manteniéndonos como sea en esa actitud.

3-No poner resistencia, a esta idea de sanarse aceptando y expresando en forma consciente, estas heridas , haciendo lo que “corresponda hacer” , en cada momento.

A la vez ,podemos disponer de algunas herramientas que usadas correctamente nos ayudarán a desarrollar este arduo proceso.
Claro que también serán algunas mejores que otras y eso dependerá de la forma de ser de cada persona y el momento concreto con todo lo que involucra lo que estén pasando.

Pero para que resulte con éxito el proceso ,debe hacerse de esta manera y utilizando estas herramientas:

Poder identificar el sufrimiento, esta hace referencia a decir que cuando nos sentimos mal emocionalmente, es porque no podemos sentir la alegría y el amor en nuestro corazón.

También al identificar que nuestra mente y nuestro estado físico no andan como debieran , ya nos está señalando que algo malo hay , en donde podemos entrar a trabajar y sanar este estado.
Tampoco obsesionarnos con la búsqueda , sólo permitir naturalmente abrir un camino para poder entrar.

Al abrir cualquier camino que hayamos encontrado y lo comenzamos a investigar, vamos a ver que las emociones van organizadas naturalmente en capas, que iremos recorriendo desde la más externa a la más interna:
Por ejemplo: negación, aburrimiento , cansancio, fobia, intolerancia.
Dolor físico para enterrar este dolor emocional.
Resignación, autocastigo, autocrítica , culpa autoeliminación.
Miedo, dolor, herida emocional.

Para evitar caer en la negación , debemos descubrir 2 partes importantísimas en nosotros .como el Yo que Experimenta y el Yo que Observa.

El Yo que Observa es fundamental, pues es el punto de inicio para darnos cuenta qué realmente ocurre en nosotros, en nuestro entorno físico y también en nuestro cuerpo, nuestras emociones y pensamientos, para crear el escenario.
Este Yo Observador, se mantiene en un espacio interno aunque no lo creamos, de “armonía perpetua”, desde donde se puede ver tranquilamente la inarmonía “externa”.

Mientras más nos quedemos en el lugar del Observador, más sentiremos la armonía interna y viceversa.
En forma natural, siempre estamos moviéndonos en estados intermedios. Nos observamos pero igual nos identificamos con el Yo externo, en donde se encuentra el ego, los pensamientos, sensaciones físicas y emociones, mientras que el Observador, es una voz que nos guía internamente, nos apoya y nos ayuda a tomar conciencia de este sufrimiento emocional, es como decir concientemente si, estoy sufriendo.

De aquí sale el concepto de ”amarse uno mismo”, aunque dure un momento, pero no importa porque el haberlo ejercitado , ya deja abierta la ruta , para experimentarlo de nuevo y agrandar el camino.
De esto se desprende que a veces hay pequeños momentos en que “nos sanamos” y nos volvemos totalmente un Observador haciendo los mayores esfuerzos para dejar el sufrimiento, claro que cuando ya estamos dentro de esta situación oscura, sólo duran algunos lapsos.

Al mismo tiempo, se produce el proceso llamado iluminación, al menos básicamente, en el cual nuestro punto conciente se queda en el “lugar interno de armonía”, observando y comprendiendo “que no era todo tan grave y que se puede mejorar”

Pero todo esto dependerá solamente, si no nos resistimos a realizar este proceso y tomarlo con absoluta normalidad. Sólo así, podremos producir un cambio positivo.

Decidirnos a dejar el sufrimiento. Acá naturalmente se presentan obstáculos.
El sufrir es un mecanismo natural destinado a ayudarnos a sobrevivir e identificar lo que nos daña, por lo que cuando queremos desactivarlo, y utilizar la autoconciencia, aparecen mecanismos de protección, como el miedo que desean conservar este estado y promoverlo, pero en realidad este miedo es irreal o bien deducir que “sufrir nunca va estar justificado”

Estos mecanismos por estar tan adheridos, se transforman de a poco en autocastigos, que nos obligan a seguir en el sufrimiento, como por ejemplo, decir:
No puedo superar esto, nada está bien, no me merezco esto, estoy aburrido y cansado, no tengo tiempo, no lo podré soportar, no quiero dejar de sentirme así, no vale la pena , etc. un sin número más.
También hay mitos sociales que ayudan a estos reversos, como prejuicios en contra de algunos grupos sociales, peligro de leer ciertos libros, etc. , también tener como eslogan que “ al dejar de ser violentos y agresivos es señal de ser débiles” o bien auto convencerse de que “sufrir por amor es la manera más elevada de mostrar amor verdadero”.

Al pensar equivocadamente que el no ser agresivo es ser débil, tiene mucha relación con sentir odio hacia otro y al hacerlo no nos damos cuenta que también estamos sufriendo, porque nos hacemos más daño nosotros que a quien se lo proferimos.
Es un mecanismo de autodefensa que elegimos para no quedar indefensos , sin embargo cuando somos capaces de darnos cuenta que este nos lleva a sufrir, aunque lo neguemos, al liberarlo ,sentimos que el dolor que sentíamos desapareció y entramos a ser más conscientes de cómo ir alejando el sufrimiento.

Hay que renunciar a nuestra agresividad y no pensar que haciéndolo perdemos nuestra conciencia , sino que realmente es lo contrario, la encontramos.

Ahora, como otro aspecto interesante a considerar es el supuesto “sufrir por amor”, y esto tiene mucha relación a sentirlo cuando alguien cercano a nosotros está enfermo, en peligro o bien en el ámbito sentimental, nos piensan dejar, dando pie a sentirnos culpables de no haber estado o bien de no ver más allá por estar netamente preocupados por nosotros , y ahora surge una pregunta básica :
¿ El sufrir por la persona que queremos nos ayuda ? y ¿ en qué?
En realidad en nada, lo único que conseguimos es sentir más dolor y por ende aumentar nuestro sufrimiento.

La ausencia de amor es sufrimiento, por lo tanto si estamos sumergidos en el dolor, ¿ cómo prestaremos ayuda a otra persona a que no lo sienta?

Al sufrir por alguien, uno a pesar de que queramos ayudar, dará como resultado que esa persona se seguirá sintiendo mal, pues para dar hay que abrirse por entero a recibir, lo mismo en forma inversa, para recibir hay que abrirse a dar.
Ciertamente si nos ponemos mal , para que el otro se ponga bien, va a dar como resultado, negativo.

El ser humildes no significa estar más abajo que el otro, sino verlo como un igual.
Por lo mismo si alguien está sufriendo cerca de nosotros, lo primero que tenemos que hacer es dejar de sufrir y dejarnos llevar por nuestra paz interior y nuestra energía y así estaremos más despejados y encontrar armónicamente soluciones a conciencia para poder ayudarla.

Entonces en resumen, el sufrir nos ahoga , nos paraliza y nos aleja de la paz y del amor, por lo que tratemos en la medida que podamos tomar estas herramientas e incluirlas en nuestro botiquín de medicamentos.


Agualuna


Definición :Wikipedia / Frase: Proverbia.net

17 comentarios:

PIZARR dijo...

Puedo decirte que la vida me ayudó a incorporar en el botiquin de mi existencia, esas y muchas más herramientas para poder sanarme del dolor.

Sinceramente, me siento orgullosa de ello, aunque quizás no esté bien que sea yo misma quien lo diga. Pero así es.

La vida es mucho más sencilla cuando aprendes a relativizar, a alejarte de los problemas que te rodean y sobre todo a ponerlos en la balanza del resto de los problemas que asolan el mundo y las vidas ajenas...

En ese momento descubres, como decía en mi última entrada, que tus "grandes problemas" encogen como por arte de magia, frente a los de los demás.

Bonitos pensamientos los que nos has dejado, para empezar este bello día de primavera.

UN BESO

Camille Stein dijo...

pantano muy conocido por mí...

en una época de mi vida alguien me habló de visualizar la señal de tráfico de 'Stop' en el momento en que empezara a sentir esa "sensación". me pareció algo estúpido al principio, pero con algo de práctica comprobé asombrado que funcionaba...

siempre hay tretas para burlar a la mente. cada uno ha de escoger la que le resulte más adecuada.

gracias por el botiquín

un beso

KePaNuK dijo...

Es muy cierto... lo principal es aceptar lo que nos esta pasando, traer la lucidez a nuestras almas... mirar lo que esta mal en nuestras vidas y, a partir de ahí comenzar con el cambio y la transmutación total del sufrimiento a la felicidad...

Un abrazo feliz!!

Hada Saltarina dijo...

Muy interesante e instructiva entrada. Verás, yo creo que cuando no sufre, de entrada sienta muy mal que alguien relativice nuestro sufrimiento. Así que desaconsejo trivializar sobre el tema, sino permitir el desahogo.

Otra cosa es cuando ha pasado ese primer momento del dolor. Entonces sí creo que hay que ahondar en él y verlo bajo todos sus aspectos (aspectos que explicas muy bien en este texto).

Me apena muchísimo ver a una mayoría de personas que se quedan ancladas en el primer punto y no se lanzan a ese segundo paso que les llevará a la solución.

Un abrazo

STEVE dijo...

dar que pensar....... volvere a repasarlo..
abracitos

Alimontero dijo...

hola !! no habia entrado a este blog tuyo amiga... y que bueno es!
Dios...como nos hemos empatanado, como bien dice Camille Stein...y bueno, como todo es bueno "en cuotas"...porque gracias a él aprendemos...si no dejamos huellas "en el cuerpo" lo olvidamos, hasta que nos hacemos conscientes, no?
Me recuerdo haber leido en la escuela a Viktor Frankl...y la verdad que el hombre fue un ejemplo de fortaleza y recuperacion de la dignidad reconociendo en su "intimidad/ ese espacio en el cual solo tú tienes acceso... bueno, en fin...!

Un abrazo y felicitaciones!!
Gracias por habernos encontrado..

Ali

Sher Yhar dijo...

Hola!
Como estás? espero que bien.
Gracioas por tus comentarios.

Esa imagen que pones al ultimo de una mujer cerca de unas cascadas, se parece muchisimo a un lugar donde he estado hace un año. "las cascadas" se llama.
=)
Lindas palabras hermana Agualuna
:P

Juan Carlos Lozano dijo...

Mi queridisma agualuna:
Hermanita de el mismo universo, y la misma luz.

En la vida, hay que hacer un sacrificio. Solo uno y nada mas. El unico sacrificio que vale la pena para el ser humano.

Es necesario sacrificar el sufrimiento. Deshacernos de el como el árbol otoñal se deshace de sus hojas viejas.

Solamente sacrificando el sufrimiento, podemos reemplazar lo viejo con lo nuevo.

te envio mi abrazo de oso.
y calidos besos
juank

Natasha dijo...

Hola mi querida Agualuna!!

Gracias hermanita por tus visita y tus cálidas palabras siempre llenas de afecto, de verdad que me emociona y me llena de ánimos tu querida presencia.

Pues que te digo, de esto, un excelente artículo que sin duda brinda una información muy valiosa para el manejo de nuestros momentos de tribulación y angustia. Creo que es muy importante comprender que nosotras en esencia estamos por encima de nuestra naturaleza emocional y que bien podemos abstraernos de los cauces del sufrimiento si sabemos como establecer los limites a lo hora involucrarnos en situaciones conflictivas. No obstante reconozco que hay casos en que el sufrimiento y la tristeza no tiene causas físicas aparentes sino que se da porque si, es decir es un sufrimiento endógeno y a veces hasta involucra factores genéticos como en el caso de la depresión severa crónica, en cuyo caso se precisa de intervención farmacológica.

Bueno gracias y me es muy grato saludarte con un gran abrazo lleno de mi cariño

Naty

Catalina Zentner dijo...

¿Sabes? He pasado por dolores y agotamientos inexplicables, tuve mucha fuerza de voluntad para decir: ¡BASTA! y rescatarme, no es fácil, se precisan verdaderas ganas y requiere un esfuerzo titánico, pero no es imposible.
Abrazos,
Catalina

mi despertar dijo...

Me ha encantado tu texto. Si pudieras ponerlo como comment. para que mas gente lo lea
Besos

Maria Jesús dijo...

Agualuna, dulce amiga, te he linkado en mi listado de blogs que me apasionan, porque las palabras de tus blogs sólo pueden brotar de una alma hermosa. Es una delicia visitarte

AlegriadeQuerer dijo...

DISCULPA POR NO CONTESTAR A TIEMPO ES QUE ESTOY SUPER OCUPADA, DESPUES TE CUENTO. EL POR QUE. RESIBE UN GRAN ABRASO DEL TAMAÑO DE NUESTRA AMISTAD.

AlegriadeQuerer dijo...

perdon por el tiempo aucente.


Te doy gracias por este día.
Porque puedo ver y escuchar esta mañana.
Estoy bendecida porque tú amistad es un regalo de Dios has hecho tanto por mí y por otros, gracias por existir. Y por el regalo de tu amistad.

te quiero mucho. TU AMIGA YUDELKA

yoymimismo dijo...

y pensar que nuestro padre de los cielos solo quiere que seamos felices, muy felices...

Paz & Amor

Isaac

Campanita de BarZaires dijo...

Agualuna, me ha encantado todo lo que has puesto, necesito pasear a menudo entre tus escritos, tus palabras y tu ternura, la que demuestras constantemente y la que nos haces sentir.

Gracias por haber venido a mi casita, porque me has dado la oportunidad de conocer la tuya y me alegro muchísimo de haberlo hecho.

Vovleré para leerte de nuevo, todas y cada una de tus palabras, gracias por compartir y pensar en los demás.

Un beso y un abrazo muy grande cargado de cariño.

celebrador dijo...

Hay un viejo dicho escrito en uno de esos libros que llamamos de sabiduría

Ni en tus momentos más amargos, YO nunca te abandonaré

Que cada cual interprete lo que quiera, pero puede sentirse felicidad aun en medio de verdaderas lágrimas ¿por qué no, quien dijo que no?