CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

jueves, enero 18, 2007





Esas palabras llamadas promesas











"Las muchas promesas disminuyen la confianza "-(Quinto Horacio Flaco- Poeta latino)

Hoy urgando entre mis recuerdos y mis últimos sucesos pasados, se me vino a la mente el por qué de siempre prometer cosas si no sabemos si al final del tiempo se realizarán?

Esa necesidad de tratar o bien abiertamente hacer promesas por quedar bien e incluso en algunos casos ,hasta de imaginar que se realizarán. Imaginar que podemos lograrlas aún sabiendo que son utopías y que a la larga para quien van dirigidas serán palabras en vano o casi un juego, e incluso aún, sembrarán a la larga dolor.


Es verdad, si nos pusiéramos la mano en el corazón y sacáramos la cuenta de cuántas veces prometemos algo que no sabemos a ciencia cierta si cumpliremos? Por qué prometer?

Sé , por experiencia propia que cualquier promesa da esperanza , reaviva las ganas de todo, porque se siente que algo vendrá y bueno, porque da fuerza para seguir en muchos casos hacia delante y siempre las promesas reviven, dan luz.


Cada vez que me han regalado promesas en paquetes hermosos, adornados de palabras e incluso con algún perfume especial lo he sentido de una manera vívida, sin embargo es penoso cuando los pequeños paquetes los abro y se empiezan a desmoronar , porque nunca tuvieron vida , nunca se les dio la esencia que debieron de tener al ser entregados, todo el valor que tuvieron en un determinado momento terminaron por tirarse a la basura de donde nunca debieron salir por estar muertos.

Es tremendamente entristecedor cuando lo vas abriendo con todas las ganas y ves que al final está vacío. Muy distinta es la sensación cuando realmente se cumplió y lo abres con esas ganas locas sabiendo que adentro estará lo que se dijo con todas las ganas de hacerlo realidad porque lo prometieron con todas las fuerzas y con todo el corazón, no a tientas.

Me he cruzado con personas que son tan atípicas en este mundo tan incansable de todo , de esas que es difícil de encontrar por sus marcados valores o por su forma de ser tan pulcra, que en algunas ocasiones tan directamente como mirarme a los ojos me han dicho- no te voy a prometer nada pues no sé si lo cumpliré. Y me he quedado pensando ...eso será lo mejor que cubrirme de falsas esperanzas? Y Si, he llegado a la conclusión que es lo mejor aunque duela un poquito, aunque me corten un poco las puntas de las alas, ya que es mejor saber de ante mano que está difícil, a que después sienta que casi fue casi una burla o una cruel prueba de credibilidad.

Cada día es una promesa de vida, de ser mejores, de mejorar el mundo aunque suene imposible o idealista, pero por lo mismo debemos de empezar a vernos a nosotros mismos y dejar de ser tan inconsecuentes con lo que hacemos y con lo que decimos y ver nuestras capacidades para lograr lo que prometemos, no por azar, no por quedar bien con el otro y decir te prometo la Luna y ni siquiera para la Tierra alcanza.
Eso es lo peor y lo que a la larga nos va haciendo una imagen frente a los demás poco seria , vacía, de poca confianza , de poco creer en “la palabra” y estoy convencida que cuando ya perdemos esta última ,nos quedamos casi en la calle y desnudos pues la palabra en cada ser humano pesa mucho, más todavía si la entregamos a los seres que más queremos.

Yo ya no quiero palabras de viento, de arena ,de sal, de agua , poco consistentes y lo único que harán en mi, no creer más, pues si así ocurriera ya no habría más vuelta pues no es mi opción y si me conformara con eso, tengo la seguridad que no sería yo ni en infinitas vidas más.


Me niego a seguir escuchando lindos cuentos, y lindas historias esperanzadoras y prometedoras que de verdad no tienen ningún asidero , no! Lo único que se me antoja y me va, es lo real, lo que se puede vivir, lo que aunque cueste llegará ,aunque sea de a poco.

Con eso existo ,con verdades, con palabras cargadas de sacrificio y esperanza en todo ámbito , con voluntad de hacer las cosas , con esfuerzo y con convencimiento de que todo lo que me están entregando al fin , es de ley. No quiero promesas que no van a ser capaces de cumplir, ni hoy ni mañana ni nunca... para qué engañarse ...para qué engañarme??
Prefiero saber la verdad de que no hay posibilidades aunque dura sea , siempre será lo mejor. Pues es como mentir, no hay otra definición.


Quiero seguir caminando por el borde de mi playa mirando hacia delante con la frente en alto y sintiendo que todo lo que sembré en algún momento en esas personas que me han conocido y las que me conocen y me quieren ,ha dado los frutos de que jamás me volverán a llenar de tantas palabras inexactas, de tantas palabras ficticias, de tantas palabras que los labios emitieron en algún momento, imaginándolas reales para hacerme sentir bien o para crearme un mundo que nunca existió.

De esas que tanto anhelo cuando pueden vivir y se sienten como el regalo más preciado entregado con el corazón de la persona y que tanto aborrezco cuando nacen muertas ...esas tan inofensivas a veces y tan peligrosas otras, llamadas promesas.


“Nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir”- (Francisco de Quevedo y Villegas)

1 comentarios:

FABIAN dijo...

VAYA VAYA KE VERDAD MAS DEPURADA.
LAS PROMESAS NOS ALIENTAN PERO TAMBIEN NOS MATAN, ES COMO EL AMOR.
GRANDIOSO TU POST
BESOS EN PROMESAS